Y de repente un día,

inesperadamente

irrumpe un vendaval…

Ráfagas de viento y agua,

azotando sin tregua

a gran velocidad

Torbellino imparable

que transforma todo a su paso

Sientes frio…

Sientes miedo…

Sientes rabia…

Nada volvera a ser igual

Pero tu sabes

que para renacer,

primero debes morir

Anuncios